Composiciones
100% algodón: para quienes demandan tejidos naturales y no temen la plancha.

Rico en algodón: con casi todas las propiedades naturales del algodón, pero con las ventajas que aporta el poliéster, en función del porcentaje de mezcla: más facilidad en el planchado y colores más vivos.

50% algodón – 50% poliéster: comodidad y resistencia en equilibrio.

Rico en poliéster: El poliéster hace que los colores se mantengan brillantes y que la prenda resista mejor el paso del tiempo, pero sin olvidar la suavidad que el algodón confiere al tejido.

100% poliéster: prendas que apenas se arrugan, con colores vivos y resistentes y un aspecto siempre impecable… estas son sin duda las ventajas del poliéster.

Viscosa-rayón: quizá lo más destacado de la viscosa sea su suavidad y su caída… Se planchan con facilidad.

Tejidos elásticos: Sin duda, una de la mayores aportaciones de la tecnología en el vestir que se ha convertido ya en sinónimo de comodidad: prendas ajustadas pero confortables que permiten moverse y trabajar a gusto. Su elasticidad puede ser “por composición”, es decir, por incorporar algún tipo de componente con propiedades elásticas (elastano, lycra, etc) o “mecánica”, según la técnica utilizada en su fabricación.